martes, 4 de agosto de 2009

En las Regresiones Progresivas… “Yes”

Primera Parte

Como una epopeya que resurge de los míticos lugares del Reino Unido, las enseñanzas y el amor por la tradición progresista de las ideas que promueven a la esencia de la música a contraponer la exclusividad y la fineza de la misma, hay una banda que se presenta a sí misma y se reinventa cada vez que tiene la oportunidad de salir a escena, una composición discreta y una arrolladora idea que remembra el ingenio de la locura, se presenta en los momento claves de la historia de la música.

Sin duda, en la onerosa composición de la tragedia y las herramientas rústicas que promueven el ascenso a las alturas, un confín de ilusiones que manifiestan el significado de ensueño, enseñanza, maestría, discusión, tolerancia y hermetismo por la palabra hecha realidad en todas sus acepciones.

Lo mejor de la música en todo el esplendor de la palabra manifiesta el etéreo discurso hacia la ascendencia de los tonos más claros y decorativos del rock progresivo. Una pauta y miles de poemas que envuelven la música de esta banda que trasciende a años luz del concepto que envuelve al rock en todos sus más complejos sentidos…

Yes fue pionero del rock progresivo y se formó en 1968. Fue influenciendo por bandas precursoras del rock más experimental como The Beatles; The Who y The Moody Blues; más el estilo melódico Everly Brothers; y los multifacéticos Crosby, Stills & Nash and Young. Rápidamente evolucionarían a un estilo propio, caracterizado por complejas y recargadas armonías, tomando diversos elementos del Jazz, de la música clásica junto con sus melódicas canciones y un enigmático contenido onírico y poético.

Más duros y menos dramáticos que Genesis y menos electrónicos que los entonces psicodélicos Pink Floyd, el rock de Yes marcaría la historia de tales clásicos como Fragile, Close to the Edge y Tales from Topographic Oceans.

Jon Anderson conoce a Chris Squire en La Chasse, Club del softbell londinense quien ya había tenido una activa participación en los Syn, banda pionera en la vanguardia electrónica y psicodélica. Se gesta así la primera alineación del grupo, junto a Peter Banks en guitarras, Bill Bruford en la batería y finalmente Tony Kaye en teclados. Es así como en 1969 graban su debut simplemente como Yes, supo contar con el apoyo de la crítica especializada, al punto que la banda fue calificada como la revelación de ese año por Melody Maker. Este trabajo no sólo contenía exquisitas versiones de temas de las bandas que los inspiraron e iniciaron en la música, sino además composiciones originales que si bien estaban orientadas hacia un estilo comercial y melódico, sus arreglos y cambios de ritmos delataban su clara influencia del jazz y la música clásica.

Su segundo trabajo se titula Time and a Word sale a la venta en 1970, un álbum que seguía el corte melódico e instrumental del anterior, aunque esta vez con la incorporación de una orquesta de cámara, con una clara influencia del compositor ruso-norteamericano Igor Stravinsky. Luego de muchas ofertas tales como en The Nice o Jethro Tull, el ex-guitarrista de Tomorrow, Steve Howe acepta la oferta de unirse a Yes.

Su esperado estreno en el set de grabación con la banda no sería sino hasta el año siguiente con The Yes Album en 1971. Un álbum en donde el genio lírico y la brillante voz de contra-tenor de Jon Anderson más el cuidado en la ejecución en los complejos y brillantes arreglos por el resto de la banda, alcanzan un nivel rara vez visto en el género de la música rock. Definitivamente, la inclusión del talento creativo y ejecución del guitarrista Steve Howe dio toda una nueva dimensión cromática en el colorido musical de la banda. Con el formato de la música rock, la banda se pasea por cada uno de los diversos estilos que dan forma a su particular enfoque de la música dando textura y forma a lo que más tarde sería llamado por los críticos, el sonido progresivo clásico de Yes. Con temas como el épico "Starship Trooper", el festivo "I've Seen Good People", junto con los complejos y progresivos temas "Your is no Disgrace" y "Perpetual Change", este álbum catapultó la carrera de la banda a nivel internacional comenzando por el mercado americano, y los temas para este álbum serían solicitados en cada uno de sus conciertos a partir de ese momento.

Es así como a principios de 1972 Rick Wakeman se une a la banda, con un estilo ostentosamente diferente al modesto rol de Tony Kaye, fue en definitiva el último elemento que permitió la creación del clásico sonido de Yes. Sonido que debutaría con el álbum Fragile, a mediados de ese mismo año. Álbum que seria un manifiesto de principios del talento individual de cada uno de sus integrantes, que incluyendo los temas Roundabout, Long Distance Runaround, South Of The Sky y Heart Of The Zuñirse, este último fuertemente influido por la suite orquestal The Planets del compositor clásico inglés Gustav Holst. Además de incluir temas de composición colectiva, el álbum además incluye pequeñas composiciones personales de cada uno de sus integrantes, ostentando no sólo el virtuosismo individual, sino además la creatividad y la inspiración en la composición de cada uno de sus integrantes al fusionar diversos estilos y motivos musicales.

La misma alineación se mantuvo para el siguiente disco del mismo año: Close to the Edge, inspirado en la obra del escritor alemán y premio Nobel Herman Hesse y el arte gráfico del joven arquitecto y diseñador británico Roger Dean, es considerado una obra maestra del Rock Progresivo de todos los tiempos. El disco incluiría tres temas que pasarían a convertirse en piezas claves en el fenómeno del rock británico de los 70s y clásicos para la banda, entre los cuales se encuentra una pieza homónima de 20 minutos de duración, dividida en 4 secciones, un single promocional llamado "And You And I" de un aspecto más melódico y accesible para la difusión radial y "Siberian Khatru" infaltable en el setlist en vivo hasta 1979.Después de grabar Close to the Edge, Bill Bruford decidió abandonar Yes para unirse a Robert Fripp y a John Wetton en King Crimson.

Luego de eso, Atlantic Record descargó el primer disco en vivo de la banda, Yessongs, un set de tres LPs, con diferentes tomas a lo largo de las giras promocionales de "Fragile" y "Close to the Edge". Es así cómo Bill Bruford se escucha en dos temas del disco, pertenecientes al tour de Fragile, pero en el resto de las canciones toca la batería Alan White quien había participado acompañando en la batería a connotados músicos como John Lennon, George Harrison y Frank Zappa, percusionista quien sigue como miembro de la banda hasta el día de hoy.

Después de cinco discos de estudio y una antología de tracks en vivo, Yes lanzó un nuevo trabajo en estudio, esta vez un disco doble conceptual llamado Tales From Topographic Oceans, en 1973, compuesto principalmente por Jon Anderson y Steve Howe con variados arreglos por el resto de la banda, también inspirado en la literatura, sólo que esta vez en la Autobiografía de un Yogi de Yogananda Paramahansa. El disco incluía 4 temas, cada uno de alrededor de 20 minutos de duración, en las cuales se alternan melódicas canciones con complejas piezas instrumentales, donde sobre sale el virtuosismo de cada uno de sus músicos. Sin embargo es recibido de muy mala manera por la critica, tildándole de pretencioso y auto-indulgente. Es así como "Tales" representa para estos críticos la culminación de un fenómeno en la música progresiva británica que había evolucionado desde el alero de la influencia melódico y experimental.

Es así como Wakeman es reemplazado por el suizo Patrick Moraz, quien colaboró estrechamente en la creación del siguiente disco de la banda llamado Relayer en 1974, imprimiendo en él su particular estilo libre y dinámico propio del jazz y la fusión. La llegada de Moraz se produjo en medio de rumores que ligaban al teclista griego Vangelis con la banda, lo que no se concretó por oposición de los sellos. Sin embargo Moraz supo ganarse el respeto y la admiración de los fans y del público en general, por su particular versatilidad en los teclados en concordancia y química perfecta con el desempeño del resto de la banda.

Relamer es el último disco de los setenta en contar con el arte gráfico del inglés Roger Dean, siguiendo la línea conceptual de sus dos álbumes anteriores. Un disco con tres temas entre ellos la suite de veinte minutos llamada "Gates of The Delirium", una pieza épica acerca de la estupidez de una cultura basada en la exclusión y el permanente enfrentamiento, que comienza con las alegres y optimistas acordes, representando la fe confrontación ya sea frente a los enemigos ideológicos, políticos o de los intereses de la patria, seguida del subsecuente caos, muerte y destrucción de un enfrentamiento bélico, expresado en pesadas y caóticas melodías y acordes rayando casi en los psicodélico para culminar finalmente en el conmovedor y apacible movimiento final, un llamado conmovedor entre las ruinas y la destrucción a todo aquello que representa la luz y la esperanza. Relayer llega a convertirse en el disco más eclíptico dentro de la carrera de Yes, debido en gran parte a equilibrio y la compenetración en la composición de cada uno de los miembros de la banda. A diferencia de "Tales", Relayer, plantea un concepto más directo y pesado, encontrándose de este modo más cercano a "Close To The Edge" que a cualquiera de los otros trabajos de la banda.

En 1975 Jon Anderson lanza su debut como solista con el álbum Olias Of Sunhillow, un disco de tipo conceptual fantástico, con elementos propios de la música étnica y anticipando el auge de la New Age. Por Otra parte Chris Squire, con la colaboración de diferentes artistas entre ellos algunos músicos Yes como Bill Bruford y Patrick Moraz, entre otros, lanza Fish out of Water, un disco que explora un rock más melódico y orquestal, con influencias del Jazz y del Pop más reflexivo, del mismo modo Steve Howe, también se lanza a la aventura del que seria el primer disco de su extensa carrera como solista con el álbum Beginnings con una propuesta en el que no sólo exhibe su virtuosismo con las guitarras eléctricas y acústicas, sino que además da a conocer una amalgama fuente de influencias en el Blues, la Música Clásica, y un poco del rock más experimental que ya había desarrollado junto a Yes. Patrick Moraz por su parte haría lo propio en "The Story of I", donde combina lo progresivo y sinfónico con la música brasileña, echando mano de músicos pertenecientes a la escena del jazz-fusión como Jeff Berlin, el grupo carioca The Percussionists of Rio de Janeiro y otros provenientes del mundo clásico y el progresivo como la connotada cantante Annie Haslam de Renaissance y Jon Anderson, creando una historia fantástica y filosófica. Alan White sorprendería a todos con Ramshackled, con elementos del pop, el soul, el reagge, el jazz-fusión, y rhythm and blues. "Dreamer"

Les dejamos el video de la canción Beyond and Before del año 1969 con la alineación original de Yes.

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario